Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Logo de portaluz.org Acceder a la versión normal  
Ir a la noticia anteriorIr a la portada
Evangelización
¡Un joven cura relata su impactante experiencia mística con Cristo Eucaristía!

    


En el portal ChuchPop el padre Gabriel ha publicado su relato: "Para mi sorpresa, escuché profundamente dentro de mi alma: ´¡La Eucaristía es una persona!´".



El testigo que en primera persona escribe el relato es el padre Gabriel Lickteig, capellán del Centro Católico Newman de la Universidad Estatal del Noroeste de Missouri en la Diócesis de Kansas City-St. Joseph, Missouri. 
 
El relato del padre Gabriel... 

 
“Nunca olvidaré el día. Fue alrededor de 2006-2007. Había sido solo cuestión de tiempo desde que tropecé para confesarme en el Newman Center en el campus de la Universidad de Missouri (Estados Unidos) debido a la intercesión de Nuestra Señora. 
 
Aun llevando mi vida en medio de mucho desconcierto, Dios logró dirigirme a la Iglesia ese día. Para ser honesto, no recuerdo por qué fui allí o cómo me enteré. Supongo que fue para recibir una vez mas el sacramento de la confesión. Recuerdo estar sentado en los bancos en el medio de la Iglesia con solo unas pocas personas alrededor. 
 
El Centro Newman era atendido por sacerdotes dominicos, y uno de ellos se sentó en silencio en la parte de atrás mirando hacia el altar. Miré a las pocas personas sentadas en la Iglesia y seguí mirando hacia el sacerdote, preguntándome qué se suponía que estábamos haciendo. Después de la tercera o cuarta vez mirando al padre, sospecho que se molestó un poco. Probablemente se preguntó por qué no estaba de frente al altar. 
 
Aquí está la explicación: no estaba de frente al altar porque no me di cuenta de lo que estaba pasando allí. Por alguna razón, (y probablemente había una multitud de ellos) estaba ciego a la realidad que estaba ocurriendo. Naturalmente, sin embargo, entendiendo el hecho de que el sacerdote miraba de esa manera, me di la vuelta … en parte debido a que no quería ser una molestia para el sacerdote. 
 
Comprendiendo la posición general de todos en la Iglesia, miré hacia el altar. Cuando miré al altar, noté que había un instrumento dorado de algún tipo erguido en medio de él, lo que me llamó la atención. Finalmente, como en cámara lenta, miré hacia el medio de dicho instrumento dorado y vi la Eucaristía. 
 
Una vez más, para ser completamente honesto, estaba extremadamente inseguro de lo que creía sobre la Eucaristía hasta ese momento. Fui a escuelas católicas la mayor parte de mi vida y serví como monaguillo durante muchos años. Por alguna razón, la Eucaristía no era una realidad viva en mi entendimiento. Era una de esas personas que se relacionaban con la Eucaristía, como Nuestro Señor le dijo una vez a Santa Faustina, como “un objeto muerto” (Diario, 1385).  
 
Pero en ese instante tuve una explosión eucarísticaUna explosión que no era audible, pero si puedo decirlo, fue una de las cosas más impactantes que me han pasado. De repente, como en el momento de un trueno, mis ojos se abrieron y supe exactamente lo que todos estaban haciendo en la Iglesia: adoraban a Jesucristo, el Rey de Reyes y Señor de Señores.  Mirando al Señor Eucarístico en la custodia, ahora sabía que había una Persona allí. Sabía que esta persona era tan real como cualquier persona que respirara a mi alrededor. Para mi sorpresa, escuché profundamente dentro de mi alma: la Eucaristía es una persona’. 
 
Ese momento dejó tal impronta, que eventualmente, comencé a asistir a Misa diaria, a hacer una Hora Santa diaria, unirme al seminario y convertirme en un sacerdote católico. Llevo cuatro años de ordenado.
 
El mayor tesoro de mi vida es estar en unión con el Señor Eucarístico, ya sea que lo reciba en el Santo Sacrificio de la Misa o que pase horas íntimas con Él en el tabernáculo o la custodia. 
 
Comparto esta historia porque quiero que todos los católicos en la faz de la Tierra experimenten una explosión eucarística. Sé por experiencia personal que muchas, muchas personas, incluso aquellos que van a misa todos los domingos durante muchos años, todavía no han experimentado esto por cualquier razón. 
 
Los pasos que te doy son simplemente lo que hizo que sucediera para mí: ve y haz una confesión sincera de corazón; recibe a Jesús tan a menudo como puedas en estado de gracia; y finalmente pasa tiempo con Él fuera de la Misa, ya sea en el tabernáculo o en una capilla de adoración cerca de ti. 
 
Pasar tiempo con Jesús fuera de la misa te despertará a la realidad de que Él es una persona con la que debes pasar el tiempo, no un objeto muerto, ¡sino el Señor vivo y glorioso!” 
 
 
Noticias de portadaOtros artículos de Evangelización
Video viral: Las profundas huellas de la Virgen de Fátima en Chile
11 de septiembre: Día de la primera Adoración Eucarística y el 12 en Chile adoraron todo el día pidiendo Paz
Una frase del Papa tocó el corazón de María y decidió dar el Sí a Dios
En Medjugorje se escapaba al bar para no rezar y allí le fue a buscar la Virgen
"¡Jesús me salvó!" proclama un joven francés que apostató de la fe tras ser víctima de abuso
© 2020  |  www.portaluz.org   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad
Ir a la noticia anteriorIr a la portada