Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Logo de portaluz.org Acceder a la versión normal  
Ir a la noticia anteriorIr a la portada
Evangelización
Descubre "la Hora del Sagrado Corazón" y la advertencia de Jesús: "Satanás estará rabiando por engañarte"

    


Es el propio Jesucristo quien convoca a vivir esta "hora", con el fin de "apaciguar la cólera divina" y también "para endulzar de algún modo la amargura que sentí".



El número 766 del Catecismo de la Iglesia Católica afirma que “la Iglesia nació del corazón traspasado de Cristo muerto en la cruz (cf. San Ambrosio, Expositio evangelii secundum Lucam, 2, 85-89)”. 
 
La referencia del anterior texto formativo a San Ambrosio (340-397), indica que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús podría haber surgido en los albores de la cristiandad; cuando mujeres y hombres, como el Padre de la Iglesia San Ambrosio -meditando en las verdades reveladas en los Evangelios-, descubren la riqueza de gracias que atrae la devoción al amor de Dios Padre, manifiesto en el ‘corazón’ de su Hijo, el Mesías Redentor. 
 
Y aquella certeza de verdad predicada en sus homilías por San Ambrosio (Expositio evangelii secundum Lucam), continúa siendo de actualidad. Al respecto, durante este año 2020 la Iglesia celebra el primer centenario de la canonización de Margarita María de Alacoque, la santa religiosa de la Orden de la Visitación que en el Convento de Paray-le-Monial (Francia) recibió un conjunto de revelaciones sobrenaturales (4) sobre el Sagrado Corazón de Jesús.  

 
Animada por su director espiritual -el jesuita san Claudio de la Colombière- la santa testimonia en sus escritos espirituales que el primer viernes de junio del año 1647, fiesta del Corpus Christi, acaeció la tercera de esas cuatro grandes revelaciones. Fue entonces que Jesús le enseñó como había de practicarse la devoción a su Sagrado Corazón diciéndole... 
 
En la noche del jueves al viernes, te haré partícipe de la mortal tristeza que sentí en el Huerto de los Olivos, cuya tristeza te reducirá, sin que logres comprenderlo, a una especie de agonía más difícil de soportar que la muerte. Para acompañarme en la humilde plegaria que elevé entonces a mi Padre, en medio de todas tus angustias, te levantarás entre las 11 y las 12 de la noche para postrarte conmigo durante una hora con la cara en el suelo, tanto para apaciguar la cólera divina, pidiendo por los pecadores, como para endulzar de algún modo la amargura que sentí por el abandono de mis apóstoles, lo cual me llevó a reprocharles que no habían podido velar una hora conmigo. Durante esa hora harás lo que te diga. Pero hija mía, no creas a la ligera en todo espíritu, ni te fíes, porque Satanás estará rabiando por engañarte. Por eso, no hagas nada sin permiso de los que te guían, a fin de que, contando con la autoridad de la obediencia, él no pueda engañarte, ya que no tiene poder alguno sobre los obedientes. 
 
Cada jueves, entonces, entre las 11 y las 12 de la noche es “la Hora del Sagrado Corazón de Jesús”, a la cual Cristo mismo convoca; para unirse a Él en oración reparadora, compartiendo el dolor que su amable corazón padeció en Getsemaní. 
 
Así describe el evangelista Lucas, en el capítulo 22 de su Evangelio, versículos 39 al 46, lo que Jesús vivió en ese momento que, desde 1647, sería conocido como la Hora del Sagrado Corazón de Jesús: "Salió y, como de costumbre, fue al monte de los Olivos, y los discípulos le siguieron. Llegado al lugar les dijo: «Pedid que no caigáis en tentación.» Y se apartó de ellos como un tiro de piedra, y puesto de rodillas oraba diciendo: «Padre, si quieres, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.» Entonces, se le apareció un ángel venido del cielo que le confortaba. Y sumido en agonía, insistía más en su oración. Su sudor se hizo como gotas espesas de sangre que caían en tierra. Levantándose de la oración, vino donde los discípulos y los encontró dormidos por la tristeza; y les dijo: «¿Cómo es que estáis dormidos? Levantaos y orad para que no caigáis en tentación.»" 
 
Los portales web de la Orden de la Visitación y otros relacionados con la devoción al Sagrado Corazón de Jesús, suelen recomendar que en lo posible los fieles acudan ante el Santísimo en esta Hora del Sagrado Corazón de Jesús.

 
Noticias de portadaOtros artículos de Evangelización
La Adoración Eucarística es una poderosa ayuda para quienes viven con depresión
¡Un joven cura relata su impactante experiencia mística con Cristo Eucaristía!
WhatsApp lo puso en contacto con la fe, pero solo al Confesarse y Adorando conoció la "auténtica libertad"
Caminan por las calles de su ciudad cubriéndolas con el rezo del Rosario y rogando a Dios que reine la paz
Un camino seguro para ir al cielo que ofrecen la Virgen y el Niño Dios
© 2020  |  www.portaluz.org   | Powered by 
Política de cookies  |  Política de privacidad
Ir a la noticia anteriorIr a la portada